comienzo del matrimonioCada vez que veo una película o leo un libro acerca de un cuento en el que las princesas encuentran a su príncipe azul, se casan y son felices para siempre, viene a mi mente como eso generó en nosotras y lo sigue haciendo en tantas niñas y niños, la idea de que todos los males terminan al momento del matrimonio, y de que la felicidad ya está alcanzada, de que ya no hay más luchas, que hemos logrado nuestra meta.
Por otro lado, existe una teoría o creencia sobre cómo el matrimonio y la relación que uno forma con su pareja tiene una meta principal, la cual es refinarnos y sacar a la superficie nuestros defectos, para que de esa manera podamos eliminarlos y convertirnos en mejores personas. Esta perspectiva sobre el matrimonio es muy interesante, sin embargo, es totalmente contradictoria a lo que nuestra cultura nos enseña acerca del amor y del matrimonio.
Quienes nos hemos casado, llegamos al altar con ciertas ideas y expectativas que sean reales o no, determinan nuestra capacidad de ser felices durante el matrimonio. Estas expectativas acerca de la vida en común las hemos ido formando a partir de nuestra cultura, experiencias, ejemplos… y una parte importante de estas ideas creo que se las debemos a los finales felices de las películas de Disney que todos y todas hemos visto alguna vez, y de las que en realidad me declaro una gran amante y suelo disfrutar muchas veces con mis hijas.
En ellas, los finales felices terminan con el matrimonio, pero a mi parecer, a riesgo de sonar exageradamente crítica, la mejor parte de la historia debería estar escrita después de la boda ya que es después de casarnos que nuestra historia realmente comienza como pareja.
Es peligroso aferrarnos a la idea de que al casarnos seremos felices para siempre, ya que esta noción nos hace pensar que en el matrimonio es tal cual un cuento de hadas, que será perfecto, que nunca habrá discusiones, tristezas ni desilusiones. Así, llegará el momento en que algún día nos demos cuenta de ese error y estemos resentidos con la vida por ser injusta y habernos engañado de tal manera.
No me malinterpreten, creo firmemente que la felicidad en pareja es posible y se puede alcanzar. Existen muchas parejas que son muy felices, y generalmente lo son porque trabajan día a día en detalles para mejorar su relación. Por otro lado, también las hay que llevan solamente unos cuantos meses de casados y se sienten infelices, a tal grado de estar a punto de tirar la toalla.
¿Qué pasaría si la mayoría de las personas llegarán al matrimonio con la expectativa de que será algo difícil, que costará trabajo y que no todos los días serán felices? Aunque es difícil aceptarlo, también hay que reconocer que nuestro propio orgullo algunas veces será más fuerte que el cariño que le tenemos a nuestra pareja. Al entender esto sabremos que la verdadera felicidad y el gozo están al alcance de nuestras manos y que es algo accesible y tan real que lo podemos sentir y vivir. Estoy segura de que, si las parejas entendieran esto, la cantidad de matrimonios rotos disminuiría drásticamente.
La realidad es que siempre hay un punto en cada relación en donde el saber estas verdades no es suficiente, uno tiene que decidir firmemente amar a su pareja, la cual es una persona imperfecta y la cual está dispuesta a amarnos con todas nuestras imperfecciones. ¡Qué pena ver que los cuentos de hadas no muestran el momento en que decidimos amar justamente a nuestra pareja cuando es difícil hacerlo!
El matrimonio es eso, amar y decidir amar justamente cuando no queremos, cuando es difícil, cuando existe algún conflicto o diferencia y cuando es menos conveniente. Y como lo describirían los cuentos de hadas, es ahí cuando la magia realmente empieza.
Por esta razón sería muy bueno que podamos llegar a ver nuestro matrimonio como nuestro propio cuento de hadas, pero este cuento de hadas no termina el día que nos comprometimos para siempre, sino que empieza en ese momento, no porque la boda no sea mágica, sino porque la magia realmente empieza después, al transformarnos como pareja.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On Facebook